Menú Cerrar

Una conversación por chat sobre experiencias a un lado y otro del océano Atlántico.

Hace algunos meses dimos talleres sobre violencia de género en línea y seguridad digital con adolescentes, los talleres fueron en dos diferentes partes del mundo. Una de nosotras estaba en ciudad de Guatemala y otra en Madrid. Quisimos compartir nuestra platica, experiencia y reflexiones, ahí les va:

Ciberfem-Gt chat
March
Hola Inés, Cómo has estado? Ya estoy de vuelta en casa.
9:15
Inés
Hola march!! qué bueno! qué tal estuvo la reu!? Ando cerrando los detalles de una charla para adolescentes mañana. Nunca trabajé con teenagers.
22:20
March
Seguro todo te sale bien. Aunque yo considero que si es algo difícil trabajar con adolescentes, aunque me gusta trabajar con esas edades.
9:15
Inés
Mira el material que estamos haciendo para ellxs: https://ciberfemgt.org/wp-content/uploads/2019/07/FANZINE-PRIVACIDAD-IMPRIMIR.pdf [copia el link en el navegador y puedes acceder al fanzine]
22:20
March
Ay, me gusta ese fanzine. ¿Me lo pasas?,
9:15
Inés
Obvio, solo tenes que adaptar el vocabulario.
22:20
March
¡¡Gracias!! Entonces, hablamos el miércoles. Suerte en el taller.
9:15
Miércoles
March
Ine, ¿cómo les fue en el taller?
9:15
Inés
Fue una serie de charlas/talleres -la verdad es que tuvimos poco tiempo para actividades participativas- sobre tecnologías digitales, privacidad y datos con chicos y chicas de entre 13 y 15 años de colegios públicos de la comunidad de Madrid. Fueron cuatro grupos distintos de zonas de clase media, es decir, tenían sus necesidades básicas satisfechas y más. Eso sí, uno de los grupos era más diverso: más jóvenes migrantes o hijos de migrantes y de clases más populares. Uno de los indicadores fue, por ejemplo, que había gente sin conexión a internet en su casa. Pero todas tenían teléfono celular propio.
22:20
March
Fijate que[expresión guatemalteca], nosotras realizamos un taller el año pasado, a finales de año, con adolescentes mujeres entre 14 a 16 años de edad, en la zona 6 del Barrio San Julián de la ciudad de Guatemala. Desde que decidimos aceptar dar los talleres sabíamos que sería difícil porque vos sabes que esa zona de la ciudad se “categoriza oficialmente” como una zona vulnerable. [Contexto]:La zona 6 de la ciudad de Guatemala se encuentra con el municipio de Chinautla. Dicho municipio y zona tienen altos índices de violencia estructural, son territorio de pandillas, por tanto la población es extorsionada, las mujeres y otros cuerpos son violentados, el alcoholismo es un problema grave, existe falta de servicios básicos como el agua potable; en resumen, la ausencia del estado en dicho territorio es obvia y la población lo siente.
A partir de estar al tanto del contexto del lugar nosotras teníamos muchas emociones encontradas al aceptar dar un taller sobre violencia machista en línea allí, porque sabíamos que sería un reto. Sin embargo creímos que era bueno hacerlo. Iniciar a cruzar dialogos y apoyos con adolescentes que creemos es necesario que estén informadas sobre estos temas. Con toda la buena actitud preparamos los talleres, llevamos juegos, colores y mucha energía.
9:15
Inés
¿Cómo estaba conformado tu grupo? Porque nosotras trabajamos con cursos de colegio. Aunque pudiera parecer una ventaja que ya se conozcan, creo que son más las desventajas: ya traen roles y relaciones jerárquicas muy arraigadas. Y que quedan en evidencia muy rápido. Por ejemplo, las personas que ejercen liderazgos fuertes y que marcan posiciones muy rápido, las personas más retraídas, los que te desafían. ¿Cómo se puede romper eso y construir espacios realmente horizontales? Tenemos una serie de acuerdos de convivencia que al principio nos comprometimos a asumir, pero bueno. Quedan en el papel la verdad. Sobre todo la escucha activa, el respeto por los turnos de palabra y el cuidado en no monopolizar la palabra. ¿Qué cosas te funcionan o se te ocurren para superar esto?
22:20
March
El grupo estaba conformado por 16 adolescentes mujeres, que estudian en un Instituto público, pero no todas están en el mismo lugar. Para nosotras, el primer día fue difícil. Pensamos que ellas serían participativas. Nosotas por nuestro lado hicimos una metodología basada en educación popular que apuntaba a ser lúdica para motivar la participación. Nos dimos cuenta que las ganas de participar estaban, pero ser adolescente + vivir en un contexto difícil = adolescentes divididas y enojadas entre ellas. Estábamos muy emocionadas porque era la primera vez que trabajaríamos temas de violencia machista en línea en esa parte de la ciudad, pero no tomamos en cuenta estas situaciones. Vosa entendes que es difícil ser adolescente en un país como Guatemala, además de vivir en contextos violentos. Así que lo que hicimos fue parar un rato, y no usar la metodología que habíamos planeado. Improvisamos un poco, y quisimos enfocarnos en fortalecer la colectividad, el autoestima y la sororidad entre ellas. Dejamos de lado el tema de “tecnología”, solo nos enfocamos en otras formas que para nosotras en ese momento eran más importantes. Así ya logramos conectar con ellas, y que ellas se soltaran con nosotras 🙂 ¡Es una pequeña victoria!
9:15
Inés
Mi primera duda o preocupación era cómo conectar con lxs pibes. Porque queríamos dejar bien clara nuestra postura respecto al tema de la privacidad desde el primer momento. La Policía Nacional aquí da muchas charlas sobre privacidad y seguridad digital pero con un abordaje que no nos gusta: siempre la culpa de todo la tiene la persona que subió sus fotos, que publica demasiada información, etc. Nos queríamos correr de este enfoque porque sentimos que juzga las prácticas de lxs adolescentes sin si quiera tratar de enetender qué hacen en las redes, cómo las usan, para qué. Es difícil generar empatía cuando entrás criticando frontalmente algo que para ellxs es tan importante. Se ponen a la defensiva.
22:20
March
Sí, tienes razón, no podes entrar criticando lo que usan y es parte de su cotidianidad. Yo siento que acá fue diferente en ese sentido porque la falta de conocimiento en el tema permitió que ellas descubrieran muchas cosas y se sorprendían del derecho a tener información u espacios digitales solo para ellas, o que el celular se puede considerar como un dispositivo privado. Muchas nos decían que varias personas tenían sus contraseñas del celular, en especial los novios, y no veían un problema con eso. Esta lejanía con el terminó de privacidad creemos nosotras que se relaciona con el contexto en el que viven y la falta de derechos fundamentales. Por el contrarío, al conversar sobre el uso de su información por empresas externas para conocer sus gustos u opiniones, ellas lo sentían muy invasivo y les parecía una acción incorrecta porque están lucrando con sus datos; la discusión en el plano de su relación con sus datos no se podía profundizar porque tenían poca información sobre el tema. Más bien el espacio sirvio para reconstruir la idea que ellas son sujetos de derechos, y en este caso el de privacidad y anonimato.
9:15
Inés
Claro, esto no lo sentí yo. Me costó hacer que vieran la privacidad como un derecho y no como un precio a pagar por tener la comodidad de acceder a servicios diseñados a partir de los gustos y preferencias de cada persona. Como si el derecho a consumir, a comprar, fuera la prioridad. No sé. Quizás es que no tuvimos tiempo de acompañar un proceso de reflexión más profundo. Las reacciones fueron diversas, pero en general la actitud no creo que sea distinta a las personas adultas: no tengo nada que escondder, ya tienen todos mis datos así que no tiene sentido. Por ejemplo algo que me sorprende mucho es la ausencia de reflexión sobre los datos biométricos. La comodidad como valor supremo. Yo me pregunto, ahorramos tiempo todo el tiempo, pero ¿para qué? ¿para trabajar más?’ ¿para seguir comprando?. Un grupo de chicas valoraban positivamente que usaran sus datos personales para ofrecer publicidad microdriigida: “si me ofrecen lo que quiero me ahorran todo el tiempo de buscarlo”, dijo una. Evidentemente las discusiones que hay que poner sobre la mesa son otras en este punto, y es muy difícil en un tiempo tan acotado. Sería ideal poder trabajarlo de manera sostenida en clase y de manera transversal a muchas materias: economía, historia, sociología, comunicación, arte, etc.
22:20
March
Miau! Seguro fue difícil hablar de estos temas con un grupo de colegiales que tienen una relación con las tecnologías muy diferente, que se relaciona con acceso y alfabetización. Acá la realción con esos temas es totalmente diferente. Pero bueno, se atraviesan los contextos.
9:15
Inés
Otro punto medular en el trabajo con adolescentes sobre tecnologías digitales me parece que es la discusión por la identidad, algo central en esa etapa de la vida. Creo que aunque no haya una reflexión consciente sobre lo que implica construir una identidad en línea, es algo en lo que piensan constantemente de manera muy naturalizada. No me queda del todo claro si la asumen como algo distinto a su identidad desconectada porque lo online y lo offline es lo mismo, por qué tendrían que cambiar algo si quienes son en las redes los constituye de manera muy profunda. La verdad verdad que no hablamos de violencia específicamente y no pudimos cuestionar las maneras se ser en las redes.
22:20
March
Pienso que en esto de la identidad no se puede ver ya desligada de la identidad que proyectan cuando estás en presencia de ellas, supongo que ellas no se lo preguntan y más que todo van creandola en el presente. No están pensando en que sus datos estarán ahí siempre y qué será difícil desligarse de lo que ahora muestran en línea, esas discusiones estoy casi segura que no las piensas. Siendo sincera creo que sería lindo poder trabajar más a fondo este tema, puesto que ahora en este taller no dio el tiempo. Ahora bien, cuando hablamos con ellas sobre violencias machistas en línea eso fue otra historia, ese momento fue como destapar una olla de presión. Salieron muchos testimonios sobre hombres adultos que las acosan -les mandan fotos de ellos desnudos o les solicitan verlas-, o de sus pares hombres controlandolas, entre otras cosas. Bueno, esto es seguro que si afecta en la identidad que ellas construyen en línea, sabemos que la violencia en línea tiene resultados en tú identidad en línea.
9:15
Inés
En fin, las diferencias socioeconómicas y culturales son grandes, pero el machismo no sabe de fronteras y con dinámicas similares en plataformas digitales y redes sociales, creo que el trabajo que queda es arduo.
22:58
March
Totalmente! >:(
9:14
Inés
Che, me voy adormir que acá ya es tarde
22:59
March
¡Que descanses! Nos hablamos pronto, abrazos.
9:15
Inés
Besuu
23:00

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *